Recomendaciones para la Reanimación con Fluidos en Pacientes Agudamente Enfermos

Aunque el uso de fluidos en reanimación es una de las intervenciones más comunes en la medicina, actualmente no se dispone de reanimación con fluidos que se pueda considerar ideal. A la luz de la evidencia reciente de alta calidad, ahora es necesario un replanteamiento de cómo se utilizan los fluidos de reanimación en pacientes gravemente enfermos. La selección, el tiempo, y las dosis de líquidos por vía intravenosa deben ser evaluados cuidadosamente como en el caso de cualquier otra droga por vía intravenosa, con el objetivo de maximizar la eficacia y minimizar la toxicidad iatrogénica.

Recomendaciones para la Reanimación con Fluidos en Pacientes Agudamente Enfermos
Los fluidos deben ser administrados con la misma precaución que se utiliza con cualquier fármaco por vía intravenosa.

  • Considere el tipo, dosis, indicaciones, contraindicaciones, potencial de toxicidad y el costo.

La reanimación con fluidos es un componente de un proceso fisiológico complejo.

  • Identificar el fluido que tiene más probabilidades de perder y reemplazar el líquido perdido en volúmenes equivalentes.
  • Considere el sodio sérico, la osmolaridad y el estado ácido-base en la selección de un fluido de reanimación.
  • Considere el balance de fluidos acumulados y el peso corporal actual al seleccionar la dosis del fluido de reanimación.
  • Considere el uso temprano de las catecolaminas como tratamiento concomitante del shock.

Los requerimientos de líquidos cambian con el tiempo en pacientes críticamente enfermos.

  • La dosis acumulativa de fluidos de resucitación y de mantenimiento está asociada con edema intersticial.
  • El edema patológico se asocia con un resultado adverso.
  • La oliguria es una respuesta normal a la hipovolemia y no debe ser utilizado solo como un disparador o el punto final de la reanimación con líquidos, particularmente en el período post- resucitación.
  • El uso de un fluido en el período post-resucitación (>/= 24 horas) es cuestionable.
  • El uso de fluidos de mantenimiento hipotónicos es cuestionable una vez que se ha corregido la deshidratación.

Consideraciones específicas aplicables a diferentes categorías de pacientes.

  • El sangrado en pacientes requieren control de la hemorragia y transfusión de glóbulos rojos y componentes de la sangre tal como se indica.
  • Las soluciones salinas isotónicas, balanceadas son fluidos de reanimación inicial pragmática para la mayoría de los pacientes agudamente enfermos.
  • Considere la posibilidad de solución salina en pacientes con hipovolemia y alcalosis.
  • Considere la posibilidad de albúmina durante la reanimación temprana en pacientes con sepsis severa.
  • los cristaloides isotónicos o solución salina están indicados en pacientes con lesión cerebral traumática.
  • La albúmina no está indicado en pacientes con lesión cerebral traumática.
  • El hidroxietilalmidón (HEA) no está indicado en pacientes con sepsis o aquellos con riesgo de insuficiencia renal aguda.
  • La seguridad de otros coloides semisintéticos no se ha establecido, por lo que no se recomienda el uso de estas soluciones.
  • La seguridad de la solución salina hipertónica no se ha establecido.
  • El tipo y la dosis adecuada del fluido de reanimación en pacientes con quemaduras no ha sido determinada.

 

 

Bibliografía:

  1. Myburgh JA, Mythen MG. Resuscitation Fluids. N Engl J Med 2013;369:1243-51. [Medline]
  2. Wujtewicz M. Fluid use in adult intensive care. Anaesthesiol Intensive Ther. 2012 Aug 8;44(2):92-5.[Medline]

Creado Sep 26, 2013.